¿La ciberseguridad personal o familiar es cara?

 Qué ocurre si acceden a mi casa a través de servicios contratados, ¿son responsables ellos? Si en los contratos de los servicios meten alguna cláusula por la que puedan evadirse, ¿cómo veo eso?  Si entran en las cámaras de mi casa, ¿cómo me defiendo?

Hay que seguir utilizando internet pero de forma segura, esto qué quiere decir, que hay algunas comodidades a las que debemos renunciar y hay unos procedimientos que debemos integrar en nuestras vidas.

Hasta donde yo he podido ir observando y sin ser ningún experto, la ciberseguridad personal o familiar es muy barata, casi gratis. Pero eso sí, es algo más incómoda y hay una serie de reglas de oro que hay que seguir y son fáciles.

  • Cambiar las contraseñas por las que son seguras, es decir, que tengan un mínimo de 13 caracteres con letras, números, signos, mayúsculas, minúsculas.
  • No utilizar la misma contraseña para todo.
  • No conectarse al Wi-Fi de personas que no conozco o Wi-Fi públicos abiertos (sin clave)
  • Utilizar cajas fuertes virtuales de contraseñas y generadores de contraseñas seguras
  • No abrir correos, sms, mensajes, whatsapp ni ningún similar de gente que no conozco o que no sepamos su procedencia. Es decir, solo abro y me comunico con la gente y empresas que conozco.
  • No dar las claves jamás a personas que me las pida para verificar nada, ninguna organización verídica pide las credenciales por correo electrónico ni por teléfono, las claves y contraseñas las introducimos nosotros cuando vamos a hacer una operación concreta.

Si tenéis alguna duda de algún comportamiento extraño o algún malestar por algo, contactad en nuestros formularios de ayuda, somos una organización sin ánimo de lucro y estaremos encantados de poder ayudar en la medida de lo posible.

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.